María Antonieta

Todo por un collar de diamantes. 2800 quilates adornarían la caída del antiguo régimen: la majestuosidad del objeto sirvió como excusa para enviar a la última reina de Francia a la guillotina, un 16 de octubre de 1793.