La abuela del libro electrónico

angelaruizrobles“Después de muerta, que me dejen tranquila”, decía Ángela Ruiz Robles cuando en los setenta, ya jubilada de sus mil fatigas de maestra, seguía peleándose en Madrid con el ministerio para llevar a las aulas su Enciclopedia Mecánica, un invento revolucionario con bobinas, teclas, luz y hasta sonido que, condensado en un maletín, aspiraba a “aliviar” la espalda y la cabeza de los escolares de la postguerra.

Tan tranquila la dejaron, que este mundo ingrato de tabletas y smartphones cuenta con los dedos de una mano las fechas en las que, desde su muerte en 1975, se ha acordado de doña Angelita, verdadero eslabón perdido en un astillero de Ferrol entre el papel impreso y el libro electrónico.

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s